Disfruta de Rubielos, su cultura, gastronimía y tranquilidad.

Encrucijada geográfica, cultural y económica, Rubielos de Mora se abre como gran mirador natural sobre el altiplano de Teruel, recibiendo con fundada razón la calificación de «Pórtico de Aragón». Otro de los sobrenombres que ostenta es de «Corte de sierra» por el gran número de casas solariegas y edificios notables que forma su Conjunto Histórico Artístico, el cual fue galardonado con el Premio Europa Nostra en 1983. Gracias a la conservación singular de su arquitectura se le otorgó la distinción de “Pueblo más Bonito de España” en mayo de  2013. Además, pertenece a la Red de Municipios Cittàslow debido a la calidad de vida  y es, lugar de sellado en el Camino del Cid.

Rubielos de Mora queda enmarcado en las murallas que protegían la villa, y de las que todavía hoy podemos admirar dos torres puerta, el Portal de San Antonio y el del Carmen. Dentro de estos muros los dos lugares simbólicos de la villa son la Excolegiata Santa María la Mayor, y su gran retablo gótico internacional situado en el interior del templo, y la Casa Consistorial, edificio civil más monumental de estilo renacentista.

Callejeando por Rubielos se encuentran un sin fin de casas solariegas y pequeños palacios, además de dos conventos singulares de la villa. Los palacetes pertenecieron a grandes nobles y es en ellos donde destaca el trabajo de la piedra y la forja, junto a sus aleros o escudos.

Como remate, se puede contemplar obras de dos artistas nacidos en Rubielos de Mora: José Gnzalvo, escultor de forja y pintor, y Salvador Victoria, pintor contemporáneo. Ambos cuentan con un museo dedicado a sus propias colecciones y obras. Si de museos se trata, no podemos olvidar visitar la Región Ambarina de Dinópolis, construida sobre un lago fosilizado de conservación excepcional.

Casa consistorial

Convento de los Carmelitas

Ex-Coletgiata Santa María La Mayor

Fundación Museo Salvador Victoria

Las ermitas

Portales