Sin el menor género de dudas, para buen número de visitantes de la Villa de Rubielos de Mora, uno de los detalles que suelen captar de forma especial es el magnífico equilibrio urbanístico existente, donde suelen mezclarse casonas y palacios con otros edificios de menor categoría arquitectónica, pero siempre formando un conjunto en perfecta armonía, donde balcones, rejas, aleros, patios y puertas parecen fundirse en una combinación de buen gusto, agradable a la vista en cualquier momento.

De todos es sabido, que el siglo XVI supuso una renovación casi total en cuanto a modo de vida, lo que se tradujo en la creación y ampliación de nuevas redes urbanas, a la par que ciudades y villas se dotaron de infraestructuras renovadas.

Pues bien, Rubielos no solamente no es ajena a ello sino que construyó  fuentes, molinos, hornos, Tejerías, pavimentaciones y Torres entre  1524  y  1564 aménCallejeando por Rubielos de los edificios conventuales religiosos y civiles y entre ellos la casa del Concejo.

Buena parte de los méritos deben atribuirse al esplendor de la Villa entre los siglos XVI al XIX, cuando, a pesar de las guerras, los saqueos y otras calamidades, el número de habitantes fijos era mucho más numeroso, los profesionales de diversas actividades artesanales tenían asegurado el propio sustento y el de todos aquellos que dependían de ello, y de forma paralela también había notarios, escribanos, ganaderos, comerciantes, etc. Y cuando la burguesía comercial está en pleno apogeo y algunas familias pudientes de resabio noble resaltan en el panorama económico de la localidad. Y se convierte en “La Corte de la Sierra”.

Rubielos de Mora expone en su recorrido urbano abundantes casas solariegas con viso de palacios. Se han catalogado más de 20 casas solariegas nobiliarias, no debiendo de olvidar la casa de los Marqueses de Villasegura, la casa de los Condes de Creixell, los Condes de Florida, la casa del obispo Sánchez Cutanda, casa Lloret, el palacio de los Marqueses de Tosos y Condes de Samitier, la casa de los Gascón, la de la familia Igual,.. entre muchas otras…IMG_1747

En la decoración de estas casas destacan las fachadas realizadas, mayoritariamente, en piedra, con grandes balcones donde la rejería y la pintura mejoran más, si cabe, su imponente apariencia. Además de la madera que destaca sobretodo, en los grandes aleros que rematan las fachadas.

Sin duda un paseo por nuestras calles no les dejara indiferentes

Fotografia J.ignacio san antonio